dei98  
WEB Personal de
IGNACIO DARNAUDE ROJAS-MARCOS
Investigador del fenómeno OVNI y Paranormal, UMMÓlogo ,Pensador y Maestro


          Ummocat  :  página 75 

Nº  415 .-    Fotografías del comandante ummita       "Dei-98"   interceptadas    por  la  policía  de  Franco.


 





           En base a solventes aseveraciones de  Enrique de Vicente  ,  periodista asaz conocido en los medios paracientíficos de la  Villa y Corte  ,  hacia diciembre de  l970  recibió un sobre anónimo con matasellos del distrito  Aeropuerto de Barajas en la capital de España , que contenía una pareja de retratos tamaño   9 x 12 cm   correspondientes a un varón de raza blanca , corpulenta complexión y elevada estatura quien aparentaba unos diez años más que   Jesucristo , caballero elegantemente ataviado a la usanza europea y tocado de mascota de ala ancha al estilo de los  gangsters  del cine negro americano de los cincuenta.                                            
 
 

         El curioso personaje se erguía a pie firme en alguna suerte de barco , malecón o paseo marítimo emplazado , es de imaginar , en parajes costeros o fluviales de  Portugal  o  Brasil  , toda vez que en ambas postales se apreciaban ciertos letreros en la musical lengua de  Camoens.      Al dorso figuraba un afectuoso mensaje dirigido al estudioso  De Vicente, con motivo de su persistente interés en el misterio de Ummo  , firmado fraternalmente por el que aseguraba de sí mismo ser nada menos que   "Dei-98"   , supuesto líder en la colonia de expedicionarios del astro frio Ummo  inmigrada a la  Península Ibérica  , y redactor asímismo de otras extensas y abundantes misivas  "exoplanetarias"  recibidas por una treintena de destinatarios españoles , oportunamente reseñadas en este mismo  "Catálogo Documental del Criptogrupo Ummo".                     
           Don Enrique  ,    ávido coleccionista de rarezas documentales , y con reputación ganada a golpe de mérito de conocer como nadie a la fauna ufológica de la piel de toro , sobremanera excitado por tan inesperado regalo de la sagrada Providencia, consistente en el rostro y bien esculpida envoltura terrenal del presunto director general del comando de la estrella Wolf-424  destacado en la  Tierra , se apresuró a telefonear febrilmente  "a medio Madrid" , incluyendo a varios incondicionales de los objetos no identificados , a los que con su proverbial verbo  tan fluído comunicó la sensacional buena nueva de que atesoraba el físico tridimensional del embajador del sol  Iumma  en territorios intrapirenaicos.                        
 
 
 

          Presa de deliciosa agitación depositó con cuidado exquisito las pretendidas reproducciones del organismo físicoquímico del jerarca exobiológico    Dei-98    en   su   manoseada   cartera   de   mano   ( "mi segunda alma" , como  Enrique solía musitar con harta razón ) ,  se echó a la calle a toda mecha y continuó sus múltiples , variopintos e intensos contactos humanos y actividades habituales.               
 
 

         Pasadas varias horas , en esta misma e inolvidable jornada , y para su consternada sorpresa, fue abordado en la via pública por inspectores de la siniestra    Brigada Social   adscritos al rastreo de operaciones subversivas antifranquistas , que lo trasladaron sin contemplaciones a la   Dirección General de Seguridad  , sita bajo el famoso reloj de la Puerta del Sol  , corazón urbano de  Madrid , donde al llegar y como es preceptivo  entregó  al funcionario encargado de otorgar la  malvenida a los sospechosos , el desgastado portafolios  -por llamarlo de algún modo- con todo su abigarrado y personalísimo contenido , más la doble faz y porte de su flamante y dilecto   amigo estelar   bautizado   como    “Dei  Noventayocho , hijo de  Dei-97” .      En la sede de la temible   Policía Secreta del  Generalísimo  fue interrogado durante varias horas en torno a su eventual participación en las algaradas estudiantiles por entonces en boga , hasta que finalmente y para el desconcierto del detenido fue puesto en libertad sin cargo alguno , previa   una   educada   excusa  de  que  disculpara  -si podía-  las molestias sufridas , ya que  "se había tratado de un lamentable error".  Antes de despedirse del   "Kilómetro Cero"   los "grises"  le devolvieron cortésmente su astroso zurrón de cuero.              
 

                                                      

          Pasó algún tiempo en el que el agraviado reanudó sus cotidianos y frenéticos menesteres , hasta que Enriquito , como goza del privilegio de llamarlo su viejo amigo el prestigioso  españamágico  Juan García Atienza , se acordó de repente de las extraordinarias instantáneas del poderoso   Dei-98 , y como afectado por una extraña premonición las buscó nerviosamente entre los bártulos de la  mariconera. ¡ Habían desaparecido ¡ , aunque todas sus restantes y   pintorescas pertenencias seguían intactas entre el escai y la cremallera.                                
 
 

       El ahora alma y director de   Año Cero  ignora todavía si su insólita detención obedeció a aleatorias diligencias policiales de mera rutina , inducidas por vulgares móviles  políticos , o si por el contrario su extemporáneo éxodo al sancta sanctorum de la represión del régimen instaurado por el Caudillo de España por la gracia de Dios estuvo relacionado , hipótesis asaz surrealista , con su privilegiada posesión de la asombrosa y nunca vista efigie carnal del   "pontifex" wolfiano  Dei-98.                                     
 
 

          En cuyo caso , ¿ qué inverosímil confidente informó a las fuerzas de seguridad , justamente el mismo dia de su recepción , de que tales superimágenes del nuncio  ummita  se encontraban bajo la custodia del escritor madrileño ?.     Irreemplazables positivas  que , de eso no hay duda , pasaron a las expertas manos de los comisarios del orden público , por motivos en extremo intrigantes pero aún desconocidos , y de las cuales por desgracia  nuestro querido amigo periodista no ha vuelto a tener noticias.     
 
 
 

         Enrique de Vicente , antes de que le resultaran incautadas por los burócratas del  Ministerio del Interior , mostró los  incunables  con la semblanza de  Dei-98   a dos colegas de toda confianza con los que se citó , viscerales investigadores del enigmático fenómeno  Ummo :   el psicólogo   Francisco Mejorada   y   Javier Ruiz Sierra.         Ambos entendidos escrutaron con intensa concentración el par de  "hologramas"   de   Peí-69 , sorry , en qué estaría uno pensando ,  Dei-98 , por lo que están en condiciones de testificar y ampliar información acerca de las características de las ya legendarias ilustraciones alienígenas de infausta memoria. 
 




  
Escríbeme

VOLVER